Como revisar el filtro de nuestra piscina

360

Uno de los elementos más importantes de la piscina es, sin duda, los filtros de piscina ya que, con ellos, se garantiza, entre otras cosas, que el agua esté transparente y limpia y que no se vea sucia o con partículas que no deberían estar (salvo que caigan después, pero no en el agua en sí).

Los filtros es algo que conviene revisar cada poco tiempo para que su funcionamiento esté siempre al cien por cien porque, en muchas ocasiones, se pueden ensuciar fácilmente y con una limpieza del mismo volverá a estar operativo. En caso contrario, si se deja mucho tiempo, hará que tenga problemas y, a la larga, puede hacer que se tenga que cambiar de filtro porque éste no funcione bien.

Cómo revisar el filtro

Actualmente hay varios tipos de filtros que son los que más se utilizan, están los de cartucho, diatomeas y de arena. Estos últimos son los que más suelen funcionar en las piscinas y su funcionamiento es bastante sencillo así como la revisión del mismo.

Revisar el filtro de la piscina

Si tienes que revisar el filtro de la piscina y es relativamente moderno, tendrás un sistema de apertura que permite ver el interior y comprobar el estado del mismo mucho más rápido que los filtros antiguos que solían tener más dificultades para ver si estaban obstruidos o no, o si era necesario limpiarlos.
Debes tener en cuenta esta tarea como algo periódico, quizás una vez al mes o cada quince días si se utiliza mucho la piscina para que no haya problemas con el mismo.

También, cada dos o tres años, conviene que se le haga una limpieza más a fondo así como otros detalles más como son la desincrustración de la arena (sobre todo si se ve apelmazada o que no está ligera), comprobar el nivel de la misma porque puede haber pérdidas de ésta, y verificar que funciona correctamente, tanto el filtro como los tubos que forman parte del mismo y que sirven para la entrada y salida del agua así como para depurar el agua sucia (por ejemplo cuando se pasa el limpiafondos y se quiere que el agua se elimine porque esté demasiado sucia).

Por último, tener el filtro en una zona adecuada, protegida y donde no le entre demasiado polvo es también una forma de cuidar la instalación y de que funcione correctamente ya que, en caso contrario, puede ocurrir que se tengan problemas.

Una variación que se está produciendo últimamente es cambiar la arena por otro material, el vidrio triturado con granulometría (que puede ser de diferentes tipos). Los resultados que se suelen dar son bastante buenos lo cual permite que se disminuyan los lavados del filtro en torno a un 25% y por tanto que su esperanza de vida aumente pero, también, el consumo de productos químicos o el tener que tirar el agua a menudo también se ve disminuido.

A corto plazo el cambio de arena a vidrio parece que es mucho más eficiente y permite una revisión menos constante del mismo aunque hay que controlar el nivel de vidrio que se tiene porque pudiera darse el caso que, con el paso del tiempo, éste fuera disminuyendo y el filtro no funcionaría correctamente para poder limpiar el agua.

TIENDAS DE PISCINAS

Poolaria