Mezcladores estáticos ZPM, de Dryden Aqua

412

Los mezcladores estáticos ZPM de Dryden Aqua son utilizados para optimizar la inyección de productos en el agua así como para la cavitación de la misma. Sus siglas, ZPM, corresponden a Zeta Potencial Mixer.

ZPM2

Los mezcladores estáticos ZPM están fabricados en acero inoxidable si van a ser utilizados para agua dulce y en Titanio o plástico para aplicaciones marinas.

El principio de funcionamiento de los ZPM es muy sencillo. El ZPM se inserta en la tubería de la piscina (sin partes móviles), ayudando a matar parásitos existentes, al cavitar y agitar a gran velocidad el agua, a su paso. Por otro lado, también ayuda a bajar el potencial ZETA del agua, aumentando el potencial de oxidación redox y la floculación de los solidos, dando lugar a agua auto-esterilizante.

Las moléculas de agua se separan a causa de las reacciones de la cavitación cuando las nano burbujas implosionan. Cuanto más grande es el diferencial de presión a través del ZPM, mayores son las reacciones de cavitación.

NOTA: No se pierde energía en esta reacción ya que es devuelta al agua a modo de calor.

Los ZPM de Dryden Aqua forman parte del premiado Sistema Daisy, el cual lograba optimizar enormemente el proceso de desinfección del agua.

Dentro de este sistema, el ZPM es colocado antes del filtro de la piscina, amplifica las reacciones de coagulación y floculación del APF y NoPhos para mejorar el rendimiento de los filtros con AFM® y reducir el consumo de cloro.

Colocado después del filtro, destruye mecánicamente los oocystos Cryptosporidium, grupos de bacterias y bacterias individuales. De este modo, el agua se desinfecta mecánicamente y el rendimiento del cloro se amplifica.

Un ejemplo claro de lo que los ZPM pueden hacer es lo siguiente:

Bacterias u otros patógenos pueden ser incubados en la arena de los filtros, en las paredes de los depósitos de compensación y en cualquier otra superficie en contacto con el agua. La superficie resbaladiza en los azulejos, gresite etc.. no suele ser grasa corporal, sino que es un film invisible de bacterias. Algunos patógenos como el Cryptosporidium, así como colonias de bacterias protegidas por dicho biofilm, son extremadamente resistentes al cloro.

El ZPM es capaz de romper estas colonias y permite al cloro desinfectar el agua antes de retornar a la piscina. Los flóculos de bacterias pueden sobrevivir durante unos minutos o hasta varias horas. En cambio, bacterias de flóculos rotos por el ZPM sólo pueden sobrevivir unos 30 segundos.

Los ZPM requieren de una inversión relativamente pequeña y rápidamente amortizable ya que tienen una vida ilimitada, no necesitan de la corriente eléctrica para funcionar y no conllevan costes de funcionamiento o mantenimiento.

Para más información sobre que modelos utilizar o como instalarlo en tu piscina, puedes consultar con especialistas como PS Pool Equipment, distribuidor oficial de Dryden Aqua. Ellos te harán un estudio para determinar que es lo más adecuado para tu caso.

TIENDAS DE PISCINAS

Poolaria