Balanza de Taylor para medición y control del pH

370

Como sabes, uno de los cuidados más importantes que se debe tener en la piscina es el control del pH ya que, uno demasiado alto o demasiado bajo puede afectar a la propia piscina y también a las personas que se bañan en ella.

Balanza de Taylor para medición y control del  pH

En la piscina hay tres elementos imprescindibles a tener en cuenta que son: pH, alcalinidad y dureza. Por eso es que, estos tres conceptos, establecen una relación que ha de estar en equilibrio para que la piscina esté en los valores ideales que ha de tener, a saber: pH de 7,2 a 7,6; TH (Dureza) de 175 a 250; y TAC (alcalinidad) de 80 a 125.

Esto se consigue mediante la llamada Balanza de Taylor o Diagrama de Taylor que es válido para piscinas que tengan una concentración máxima de 2000 mg/l de TDS (Sólidos Disueltos Totales) y cuya temperatura esté entre 20 y 30 grados.

Para conseguir ese equilibrio lo que tiene que ocurrir es que se pueda trazar una línea recta entre todos los valores obtenidos de dureza y alcalinidad y que la misma corte en la escala de pH. Cuando hay una variación superior a 0,5 puntos por encima del punto de corte se dice que el agua es incrustante mientras que, si es por debajo, se dice que es agua corrosiva. De ahí que sea tan importante esta balanza para determinar si el agua de la piscina está en perfecto estado o no.

En ocasiones, cuando no está en equilibrio el agua de la piscina, debes utilizar otros productos para conseguir hacerlo, entre los cuales están:

  • Tratamiento para disolver cloro. Es cuando la piscina tiene demasiado cloro. Lo normal sería no echarle cloro durante unos días pero si quieres utilizarla para bañarte necesitas algo más rápido. Para ello tienes productos que disuelven el cloro de la piscina en cuestión de horas evitando así la espera.
  • Tratamiento contra las algas. Las algas también pueden afectar y ser un síntoma de que el agua no está en equilibrio. Para ellas tienes también productos que ayudarán a eliminarlas y a que se mantenga el agua de la piscina en buenas condiciones.
  • Tratamiento de choque. Se usa cuando el agua con la que se llena la piscina no es de buena calidad porque es agua de pozo, tiene mucho cloro, cal, etc. Con esto podrás utilizar una floculación de choque mediante lo cual se consigue que las partículas colidales que están dispersas en el agua se aglutinen y así el filtro pueda retenerlas y eliminarlas fácilmente.

Es conveniente vigilar todos estos valores al menos una vez a la semana para controlar que siempre estén dentro de los valores ideales y en equilibrio con la balanza de Taylor. En caso contrario habrá que ir rectificando cada poco tiempo y eso repercute también de forma negativa en la propia piscina al no mantener los valores constantes (y a la larga puede suponer las pérdida de la misma).

TIENDAS DE PISCINAS

Poolaria