Tipos de casetas de filtración para piscinas

546

Entendemos por caseta de filtración el habitáculo, dentro del cual, está instalado todo el equipamiento de filtración de la piscina (bomba, filtro, válvula selectora, etc.).

destacado-casetas-filtracion

Para un correcto funcionamiento del sistema, se suele recomendar que la distancia entre los equipos de filtración y la piscina (a ser posible, la parte más profunda) no exceda de los 7-8 metros. De hecho, si la distancia es superior, es recomendable realizar un estudio de implantación para valorar la posibilidad de sobredimensionar los equipos para un óptimo funcionamiento.

Dentro de las casetas de filtración nos encontramos con dos tipos, fundamentalmente; La Caseta de Obra, la cual, como su nombre indica, es construida in situ, sobre el terreno, adaptándonos a las diferentes circunstancias de cada caso (ubicación, tamaño, tipo de terreno, etc).

Y la Caseta Prefabricada, la cual ya ha sido previamente fabricada con unas medidas y características determinadas. Las calidades de este tipo de casetas difieren mucho en función de los materiales utilizados en su fabricación y la calidad de los mismos. De base, se entiende que debe ser un habitáculo estanco que evite la entrada de agua al mismo, evitando el deterioro de los equipos en él instalados.

En cualquier caso, como digo, hay innumerables diferencias en los materiales utilizados entre unos fabricantes y otros, no solo en el propio habitáculo en si, sino también en las bisagras de la tapa, por ejemplo.

Actualmente nos podemos encontrar con tres tipos diferentes de casetas prefabricadas:

  • CASETA ELEVADA: Su ubicación es en superficie, sobre el propio terreno, facilitando el acceso a la misma mediante puerta o puertas frontales.
  • CASETA SEMI-ELEVADA: Son casetas con parte de su estructura (cajetín) enterrada en el terreno, y otra parte (tapa) de formas irregulares para facilitar fundamentalmente la instalación y acceso al filtro y demás equipamiento de la piscina. En este caso, resulta habitual la fabricación de casetas simulando la estética de elementos naturales, como rocas o similares.
  • CASETA ENTERRADA: Disponen de todo su cuerpo enterrado en el terreno, exceptuando la tapa plana (es recomendable que ésta siempre figure entre 4 y 8 cms por encima de la altura del terreno para evitar la entrada de agua por acumulación en el entorno de la caseta. En su gran mayoría, suelen ser fabricadas con tapas de color verde, de cara a disimular en un entorno natural o de césped.

Como es lógico, su tamaño vendrá determinado por el tamaño de los equipos a incluir en su interior. En cualquier caso, en muchos casos, resulta interesante la posibilidad de adquirir una caseta de mayor tamaño al necesario, de cara a poder incluir futuro equipamiento en la caseta tales como cloradores salinos, dosificadores automáticos, sistemas ultravioleta, diferentes bypass, etc., sin necesidad de realizar obras en el exterior de la caseta.

En la actualidad, resulta habitual que las casetas de filtración sean vendidas ya instaladas, es decir con el equipamiento ya preestablecido en función del proveedor. Esto ocurre sobre todo en la venta directa al cliente final.

En cuanto a los profesionales, existe también la posibilidad de comprar la caseta vacía y equiparla con unos u otros equipos en función de las necesidades y preferencias.

¿DÓNDE COMPRAR?

Poolaria